mayo 10, 2015

Mujeres que hablan y hombres que escuchan mal
(Una charla con Leonard Cohen)

Me gustan las mujeres.
Son más interesantes que los hombres.
Y más inteligentes, lo que es fácil de comprobar.
Sienten como los mares y los ríos
y el mundo es distinto para ellas.
Por eso a veces piensan que están locas.
Yo las escucho, les presto oídos.
Les pregunto si quieren hablar.
Y me hablan mucho.
Me cuentan sus rollos.
Historias buenas y bravas.
Más de las bravas.
Me cuentan que conocieron a un tipo.
Que salieron, pero nada del otro mundo.
Que no estuvo mal pero ya esta.
Que no-hay-Nada-más.
Luego me entero que
Se enamoraron
Se embarazaron
y algunas hasta se casan.
Dicen: “es maravilloso”.
El problema es que yo estuve allí
cuando me dijeron
que-no, con-ese-no
que blablablá.
Y sé que no me mintieron.
Las escuché muchas veces.
No una. Ni dos.
Eso es raro, y no lo entiendo.
Pero ellas son sagaces y algo traman.
Con el tiempo, las sigo escuchando.
Pero hablan menos.
Hacen vidas propias.
Olvidan.
Crían hijos preciosos. Ellas.
Los tipos son otro cuento.
Los puedo ver.
Nunca lloran.
No miran la luna.
No levantan las cosas que caen al piso.
Suponen que saben adónde van.
Pero no saben de dónde vienen.
Y conducen con luces bajas.
Se hablan a sí mismos
ven la tele, ven la tele,
la cerveza, el pato lucas
el gordo juan, jejeje jajaja jojojo.
La radio suena alto.
Escuchan poco y mal.
Y ellas, tan inteligentes.
Saben mucho más.