marzo 20, 2015

Te dije que me gustaba la luna.
Y, tus ojos brillaron.
Te dije, hoy hay lindo cielo
para ver estrellas
y constelaciones.
Te dije salgamos del bar.
Vayamos a la playa.
Vos sonreíste, dijste, bueno.
Fuimos caminando y no había nadie.
Excepto el cielo y las estrellas.
Nos sentamos en la arena.
Y ahí fui directo,
te dije, Luna, Cráter, Kepler
Anillos, Saturno, Marte.
Vos como extrañada.
Entonces, avancé: oculares Ramsden,
Teoría de la Panspermia, Campo Unificado.
No entendí tu mirada, se puso rara,
dije: ¡constelaciones!
Te levantaste, susurrando algo.
Volviste al bar. A otra mesa.
Pensé que te gustaba mirar el cielo.
Quizás me equivoqué.